¿Qué es el boxeo y cómo se originó?
/
/
/
¿Qué es el boxeo y cómo se originó?
Historia del box, imagen principal

La popularidad del boxeo no es algo nuevo. De hecho, aunque este deporte es uno de los más antiguos del mundo, el paso de los años no ha empañado su crecimiento. Todo lo contrario: ahora cada vez son más las personas aficionadas a esta disciplina.

Si eres uno de ellos y quieres saber cómo comenzaron los combates de puños, este artículo es para ti. Aquí te detallaremos el origen y las variaciones que ha tenido el boxeo desde su aparición.

¿Qué es el boxeo?

El boxeo es un deporte de contacto que se caracteriza por el enfrentamiento de dos personas que buscan atacar la parte superior de su oponente usando sus puños. Las peleas se dividen en varios periodos de tiempo y existen diversos tipos de victorias.

Además, el boxeo actual tiene reglas y métodos de lucha muy distintos a los que tenía en su aparición. Eso sí, lo único que se mantiene intacto desde el inicio de su historia es que estas luchas han sido vistas como un espectáculo que atrae la atención de cientos y miles de personas.

Es por esto mismo que se han creado organizaciones que no solo patrocinan a los grandes boxeadores (generando, por supuesto, cantidades estruendosas de dinero), sino que también son más los luchadores que se dedican exclusivamente a este deporte de manera profesional.

Historia del boxeo

Inicios en África

Para hablar del origen del boxeo debemos remontarnos a los años 6000 y 5500 a. C. en el continente africano y asiático, respectivamente.

Aunque no se tiene fecha exacta de las primeras peleas, existen bajorrelieves pertenecientes a los egipcios que retratan a 2 personas peleando en la posición inicial del boxeo. Estas mismas evidencias fueron encontradas en civilizaciones mesopotámicas, minoicas e indias.

Cabe destacar, además, que los boxeadores de aquel tiempo usaban una especie de guante que se extendía desde la mano hasta el antebrazo, aunque dejaba los dedos descubiertos.

Bajorrelieve africano en jarrón de peleas de box sin guantes

Llegada a Europa

Otros frescos encontrados en el Mediterráneo alrededor del 1500 a. C. demuestran que el deporte se siguió extendiendo por los demás continentes, y Europa fue uno de los que adoptó esta práctica con mayor entusiasmo.

Pinturas griegas de personas boxeando

Una muestra clara de ello fue la inclusión del boxeo en los XXIII Juegos Olímpicos de la Antigüedad en el año 688 a. C. En aquel entonces el deporte se conocía como pygme, y el primer campeón griego fue Onomasto de Esmirna.

Ante la creciente popularidad de la recién incluida disciplina olímpica, los romanos también comenzaron a practicarla de manera habitual. Sin embargo, la llegada del cristianismo conllevó a la suspensión de este deporte en la Antigua Roma y en el resto de Europa debido a su violencia.

Expansión por Asia

Paralelo a la suspensión del boxeo en Europa, en Asia sucedió todo lo contrario. Para ser exactos, el sudeste del continente comenzó la difusión de una variante de la práctica original: el boxeo ancestral.

Aunque no se tienen datos exactos sobre quién fue el creador de este tipo de boxeo (pues algunos dicen que fue Bodhidharma, un budista, mientras que otros afirman que ya en China existía), esta variable se asociaba con el control de la energía interna.

Acogida en América y consolidación en Inglaterra

Después de muchos siglos siendo practicado como una actividad de entretenimiento con diferentes nombres, el boxeo comenzó a llamarse así en Inglaterra durante el siglo XVI.

Esto fue necesario para identificar cuándo se trataba del deporte y cuándo los enfrentamientos solo eran riñas callejeras. Sin embargo, Inglaterra ya era testigo de peleas de boxeo desde el año 1681, aunque fue desde el siglo XVIII que estos encuentros se popularizaron.

En este sentido, la colonización europea en el continente americano también incluyó la adopción del boxeo en diversos países de América. El primer contacto de los habitantes de estas localidades tenía la misma esencia de luchar contra la parte superior de un oponente.

No obstante, no había reglas y los puños estaban descubiertos. De esta manera, los encuentros no tenían tiempo de duración determinado e, incluso, algunos contrincantes resultaban muertos por el alto nivel de violencia.

Las peleas de boxeo transcurrieron de esta manera durante las primeras décadas del siglo XVIII, y de esta época debemos mencionar a James Figg como una de las figuras más fuertes e influyentes de este deporte.

Retrato de James Figg
James Figg

Las apuestas, muchas personas alrededor de los peleadores, el bullicio y la ausencia de un reglamento trajeron muchas consecuencias en aquel entonces. Todo esto terminó con la muerte de Figg y la llegada de su sucesor, Jack Broughton.

Perfeccionamiento del boxeo

Retrato de Jack Broughton
Jack Broughton

Jack Broughton, otro pugilista inglés, determinó que el boxeo no podía seguir practicándose de manera arbitraria como había ocurrido hasta ese momento. Es por ello que diseñó una serie de reglas que, además de evitar muertes, perfeccionaría la metodología del box.

Una de sus propuestas fue la inclusión de guantes con relleno espumoso en las prácticas y en algunas demostraciones, lo que ha llevado al perfeccionamiento del boxeo tanto aficionado como profesional.

Tiempo después, en 1838, la Asociación Británica para la Protección de los Púgiles amplió el reglamento de Jack a 23 consideraciones. Sin embargo, ninguna de ellas establecía el uso de guantes para las peleas dentro del ring.

El reglamento de boxeo propuesto por Jack Broughton se dividió en 7 principios básicos:

  1. Si el oponente se caía, el otro luchador debería ubicarse en la zona que se le fue asignada dentro del ring.
  2. Solo los luchadores y sus segundos podían estar dentro del cuadrilátero.
  3. Si el pugilista caía, sería necesario contar 30 segundos antes de que se incorporara de nuevo a la pelea o fuese declarado en derrota.
  4. Estaba prohibido golpear al contrincante después de que haya caído.
  5. No estaban permitidos los arreglos previos a las peleas, mucho menos aquellos que negociaban el reparto del dinero obtenido.
  6. Se incluían a los árbitros para la resolución de cualquier disputa dentro del ring.
  7. Los luchadores solo podrían ejecutar llaves en la parte superior de sus oponentes y de manera controlada para evitar fracturas.

El box moderno

Ya en 1867 el boxeo estaba consolidado como un deporte profesional regido por reglas, y entonces comenzaron a aparecer las organizaciones que se encargarían de evaluar y patrocinar a los púgiles.

La más destacada de ese año fue el Amateur Athletic Club, cuya actividad más sobresaliente fue la de coordinar los primeros campeonatos de box en Londres. Una característica importante de estos eventos fue la división de peso ligero, peso medio y peso pesado que aún se mantiene.

Sin embargo, fue la figura de John Douglas, marqués de Queensberry y patrocinador oficial, lo que hizo que estos encuentros fuesen aún más significativos.

Foto de pelea de box del siglo XX

Para ser exactos, la invención e inclusión de las Reglas de Queensberry (llamadas así porque el noble les dio su aprobación pública) fueron los puntos más significativos de estos campeonatos, y es que en la actualidad estas 12 consideraciones siguen vigentes.

Dentro de las reglas más destacadas del boxeo moderno se encuentran las siguientes:

  • Se determinó que la duración de los asaltos sería de 3 minutos, dejando 1 minuto para el descanso de los luchadores.
  • El ring deberá medir 7,3 metros cuadrados, o al menos debe acercarse a esa cifra.
  • Si el peleador descansa sobre las cuerdas del ring, aunque esté de pie, será considerado como luchador caído.
  • Se incluirán los guantes de boxeo en las peleas, y el tamaño, las características y la calidad de ellos deben estar adaptadas al gusto del luchador.
  • Los abrazos y la lucha cuerpo a cuerpo están totalmente prohibidos.

Por su parte, desde el siglo XIX hasta el siglo XXI el boxeo experimentó el máximo aumento de su popularidad en la historia. Desde entonces este deporte ha tenido numerosos campeones mundiales, de los que podemos destacar a los luchadores estadounidenses.

Asimismo, las inclusiones de nuevas técnicas de box, indumentarias más modernas y la creación de nuevas empresas que regulan y patrocinan las peleas son otras de las características de este periodo del boxeo.

imagen del box moderno, peleadores luchando con todos sus implementos

No queda duda, entonces, de que tanto el boxeo profesional como el boxeo aficionado y las otras tantas variantes que nacieron de este milenario deporte son actividades que mueven masas realmente grandes de personas y de dinero.

Es por ello que grandes y pequeños, mujeres y hombres están dispuestos a sumarse al box, sin importar si lo hacen desde casa o desde un gimnasio profesional. En ambos casos, estamos seguros de que será un camino tan exigente como emocionante.

Share this post

There are no comments

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Carrito

No hay productos en el carrito.